Mandalas del corazón

14,50

A menudo, los mandalas están inscritos en un círculo y giran alrededor de un centro. Nuestro corazón es nuestro centro. Cuando coloreamos un mandala somos más felices: más alegres, más creativos. Cuando queremos hacer un mandala para dárselo a alguien a quien amamos, es nuestro corazón que habla. Si lo escuchamos, sabremos siempre lo que es bueno para nosotros y para los otros. La belleza y la bondad alimentan el corazón de los  hombres. ¡A través de la belleza podremos hacer de nuestro mundo un paraíso!

Christian Pilastre estudió Artes Plásticas en la escuela de Bellas Artes de París desde 1974 hasta 1977 (en el taller de Lemagny). En la India conoció a su maestro de yoga, Swami Ganeshanand Giri, y allí empezó a familiarizarse con los mandalas. Se especializa en la creación y dibujo de mandalas, formándose junto a Marie Pré, en el su aplicación neuropedagógica.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Política de cookies

aceptar